Bambú

El taoísmo es un ejemplo claro de cómo la filosofía puede convertirse en un modo de vida, yendo más allá de la especulación intelectual. He aquí uno de sus símbolos: el bambú. Raíz, flexibilidad, adaptación, no resistencia.

Image

El tronco del bambú se yergue derecho, fuerte, y conserva el espíritu sabio de dejarse llevar blandamente por la naturaleza. Cuando el viento lo embate con rudeza nunca resiste; cede y se dobla acompañando el fluir natural, pero nunca se quiebra. Sólo cediendo se vence”. – “El Tao de la Música”, Carlos D. Fregtman. –