Taller Madera

kotkoa160700125 (1)

Sin haber muerto del todo, estamos ya casi renaciendo.
Tras un cálido invierno, se aviene una imprevisible primavera. No sabemos con qué humor volverá Perséfone de las profundidades del Hades, pero sí podemos estar seguros que lo hará con fuerza, plantándole cara a la muerte, golpeando la tierra para que brote la flor, gritando contundente que la vida es crecimiento.
Vuelve el color y la luz, y todo se empieza a ver más claro.
Con los errores aprendidos, iniciamos un nuevo ciclo, sabemos discernir mejor lo que sí y lo que no, aligerando así nuestro hígado de tanta frustración.
El 21 de marzo nos reunimos para recibir la llegada de la Primavera desde el Cuerpo, el Silencio y la Palabra.